Jhony Trujillo

Como Ilustrador, Animador y Realizador Audiovisual, he enfocando todo ese mix de conocimientos y lo que he aprendido en el camino hacia la imagen en movimiento, ya sea digital o análoga.

Llevo 4 años de experiencia creando contenidos, haciendo motion graphics, animación 2d, rotoscopia, adaptándome fácilmente a la variedad de estilos que puede pedir un cliente, siempre queriendo integrar la ilustración con el video, actualmente me desempeño cómo coordinador de Post-producción sin dejar a un lado el deseo y la necesidad de contar historias por medio de trazos.

Egresado del SENA en Tecnología en Producción de Multimedia, Especialización tecnológica en Ilustración creativa, y Estudiante de Dirección para medios Audiovisuales.

Podría decir que mi carrera cómo ilustrador aún no ha empezado, es una pasión latente que espera la oportunidad de brillar por su cuenta y de lleno; en un país en el que ser ilustrador aún no es visto por varios sectores de la sociedad como una profesión seria y se ve más cómo un hobby, para algunos es complicado o difícil dar el salto al vacío cuando se tienen cuentas por pagar, y no solamente es la sociedad la que no ve seriamente esta profesión, nosotros los ilustradores tampoco, no se cobra lo justo, se deja más barato para no perder el cliente, se regalan ilustraciones a cambio de “visibilidad”, a veces pasa por desinformación, otras por necesidad, pero hemos acostumbrado a quienes buscan los servicios de un ilustrador, lo hagan con un presupuesto muy bajo, a veces nulo, debemos dignificar nuestra profesión, porque es precisamente eso una Profesión.

Aún no soy quién para dar consejos pero dentro de lo que he vivido y teniendo cómo premisa lo anterior puedo decir que el camino no es fácil, se debe luchar contra eso y contra el propio gremio, Los Ilustradores no nos damos la mano, no compartimos conocimientos, tips, no nos damos consejos con quienes empiezan, somos egoístas con lo que sabemos, no hemos entendido que entre más unidos estemos más fácil podemos consolidar esto y no ser solamente “el de los dibujitos”.

¿Qué hace el camino más fácil? Practicar con dedicación y la exploración constante, retarse a hacer mejores cosas que nuestros referentes, buscar los referentes de nuestros referentes, ser muy abiertos a la crítica, no creernos completamente las adulaciones y los buenos comentarios pero agradecer por ellos, darle atención a los malos comentarios a veces duelen, a veces frustran pero hay que aprender a verlos de manera constructiva y no destructiva, nuestro ego y nuestros ojos a veces ven bien lo que hacemos pero necesitamos otras miradas, otros ojos, para encontrar las falencias de nuestro trabajo, dejar en primera instancia que lo que hacemos no es perfecto y que puede tener errores, pero que así mismo se puede mejorar, pensar que quienes están en la cima pasaron por el mismo camino que nosotros; terminar siempre nuestras ilustraciones, es más fácil mostrar un portafolio con piezas terminadas, que tratar de armar un portafolio con piezas inconclusas.
Practicar a diario, con disciplina, explorar técnicas y materiales, leer, estudiar los grandes maestros, dibujar todos los días al menos un boceto al día, no dejar pasar un día sin dibujar, todo eso acorta el camino y lo hace mucho más fácil, vas mejorando, a veces ni te das cuenta y llega un momento que es increíblemente gratificante en el que dices “No pensé que podría llegar a hacer algo así” y entiendes que el que sigue será mejor.